El ‘boom’ de la moda digital: píxeles en lugar de textiles

Por [email protected] | junio 24, 2022

El desarrollo tecnológico ha aumentado su influencia en el sector comercial, a raíz de las facilidades que ofrece a empresas y consumidores. Uno de los ejemplos del éxito tecnológico es el metaverso, un escenario de realidad virtual, paralelo al mundo real, donde los usuarios tienen la opción de interactuar, comprar artículos o disfrutar de otros servicios. Toda esta distopía o utopía (según se mire), aporta, obviamente, grandes novedades a muchos sectores. También al de la moda.

Esta industria, actualmente, tiene un valor de US$759,500 millones y se espera que aumente hasta los US$1.2 mil millones para 2025. Un presente sólido y un futuro prometedor. Así que ¿por qué no fusionar la moda con la tecnología para hacerla más duradera, personalizada y sostenible?

En este sentido, el diseño de moda en entornos virtuales se vislumbra como una nueva profesión de la que ya se pueden cursar estudios específicos. La vestimenta va a desempeñar un papel crucial en el metaverso. De hecho, una de las funcionalidades clave en este mundo será la manera en la que nos presentamos a nosotros mismos, justo como en el mundo real.

Reducción drástica de residuos y contaminación

Las firmas de moda digital suelen esgrimir el argumento de que sus creaciones contribuyen a crear un mundo más ecológico, al eliminar los residuos y la contaminación producidos por los procesos de fabricación. Para hacerse una idea, la producción de una prenda digital produce un 97 % menos de emisiones que la de una tradicional. Se puede ahorrar cerca de 3,300 litros de agua por prenda.

Consulta: El lujo de los veloces autos deportivos de Ferrari llega al metaverso

Empresas como DressX están comprometidas a cambiar el paradigma. Además de producir ropa con prácticamente cero emisiones, donan un 1 % de su facturación a No More Plastic, una organización que trabaja en favor de la preservación de los océanos.

Con el creciente uso de la moda digital, ahora presente en el metaverso, los avances tecnológicos pueden crear un nuevo camino hacia la sostenibilidad. De este modo, el futuro de la moda virtual es una oportunidad para cambiar el rumbo, la actual huella de carbono de la industria, y avanzar hacia prácticas más respetuosas, generando un impacto positivo a largo plazo para el planeta, como por ejemplo minimizar la generación de residuos eliminando los envíos físicos, o poner fin a los productos para un género o talla determinados.

Aumento de tiendas y eventos digitales

Según el informe de «State of Fashion 2022: An uneven recovery and new frontiers«, elaborado por McKinsey, ya son muchas las marcas que han invertido en crear tiendas virtuales, juegos y eventos digitales. El documento destaca que esta tendencia irá a más, y que el próximo año el número de empresas virtualizadas aumentará.

Con el sector de la moda tentado de continuar su crecimiento en el recién estrenado metaverso, McKinsey enfatiza la importancia de innovar en las estrategias de comunicación digital, como experimentos de comprar a través de realidad aumentada o realidad mixta para captar a las audiencias más jóvenes.

Según el estudio entre Business of Fashion y McKinsey, el 81 % de los jóvenes pertenecientes a la Generación Z pasaron una media 7.3 horas por semana jugando a videojuegos en los últimos 6 meses. Así, las marcas podrían utilizar NFTs, skins (ropa específica para vestir a los avatares) y moda virtual para fomentar la creación de comunidades y comerciar. (Artículo de la edición de junio 2022 de Revista Mercado)

También puedes leer: Deportes electrónicos, nueva oportunidad de negocios y empleo

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.