Inundaciones en Brasil: el alarmante pronóstico sobre la gravedad del calentamiento global

Por Rodrigo Muñoz | mayo 10, 2024

El calentamiento global se ha posicionado como uno de los temas más urgentes y preocupantes a nivel mundial, y recientemente, los eventos catastróficos en Brasil han avivado aún más la discusión en torno a esta crisis ambiental.

La nación sudamericana se ha visto sacudida por una devastadora inundación que ha dejado a su paso un rastro de destrucción y desolación, poniendo de manifiesto los impactos cada vez más palpables del cambio climático.

Ante esto, los científicos climáticos más destacados del mundo han compartido un sombrío pronóstico: la Tierra se encamina hacia un calentamiento global que superará ampliamente el límite acordado internacionalmente de 1.5°C.

Este aumento previsto de al menos 2.5°C para este siglo, podría tener resultados catastróficos para la humanidad y el planeta. Casi el 80 % de los encuestados, todos miembros del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), pronostican este severo incremento. Mientras que casi la mitad plantea un panorama aún peor, que el aumento alcance al menos 3°C

Las causas

Los científicos del IPCC, que constituyen la vanguardia en la investigación del cambio climático, ofrecieron el alarmante vaticinio basándose en modelos climáticos avanzados y en la observación continua de las tendencias de emisión de gases de efecto invernadero.

El panorama que describen los expertos es casi aterrador, con visiones de futuros plagados de hambrunas, conflictos y migraciones masivas.

Creo que en los próximos cinco años se producirá un grave trastorno social”, afirmó Gretta Pecl, de la Universidad de Tasmania.

Los fenómenos extremos, como olas de calor, incendios forestales, inundaciones y tormentas, no solo se volverán más intensos sino también más frecuentes. Estos eventos ya han comenzado a manifestarse con una fuerza y una frecuencia que superan todo lo conocido hasta ahora, augurando una era de desastres naturales sin precedentes.

La inacción global

Muchos de los científicos expresan una mezcla de desesperanza, furia y miedo ante la inacción global, particularmente la de los gobiernos, quienes han fallado en tomar medidas efectivas a pesar de la abrumadora evidencia científica del acelerado cambio climático.

Los efectos que los científicos predijeron que ocurrirían como resultado del cambio climático global ahora se están manifestando: pérdida de hielo marino, aumento acelerado del nivel del mar y olas de calor más largas e intensas. Este alarmante pronóstico sobre la gravedad del calentamiento global es un llamado a la acción. Es crucial que tomemos medidas inmediatas para mitigar los efectos del cambio climático y proteger nuestro planeta para las generaciones futuras.

Te puede interesar: La AIE llevará un control de los compromisos climáticos de los países

Inundaciones en Brasil: Una tragedia climática

Las recientes inundaciones en Brasil han dejado una estela de devastación sin precedentes, siendo uno de los peores desastres naturales en la historia del país. A medida que el agua continúa creciendo, se ha desatado una urgente necesidad de entender las causas detrás de esta catástrofe, que ha cobrado la vida de más de un centenar de personas y ha dejado a millones de brasileños desplazados.

La ciudad de Canoas, en Rio Grande do Sul, quedó sumergida bajo varios metros de agua

Consecuencias Catastróficas

Los números hablan por sí solos: 114 muertos, 146 desaparecidos y cerca de 2 millones de damnificados. Estas cifras, frías y desgarradoras, reflejan la magnitud del desastre que se abatió sobre Brasil. En ciudades como Canoas, en Rio Grande do Sul, las aguas se alzaron hasta varios metros, sumergiendo vecindarios enteros y dejando a su paso una estampa desoladora de destrucción.

El estado de Rio Grande do Sul, en el sur de Brasil, ha sido el epicentro de esta tragedia. Con el 80 % de su territorio sumergido bajo las aguas, las consecuencias han sido devastadoras. Las tormentas torrenciales, desencadenadas por fenómenos meteorológicos exacerbados por el cambio climático, han dejado a su paso ciudades enteras anegadas y han colapsado infraestructuras vitales como aeropuertos. El río Guaíba, el más importante del estado, alcanzó niveles históricos de crecida, sumiendo a la región en una crisis humanitaria sin precedentes.

Las secuelas de las inundaciones son profundas y duraderas. Además de las vidas y propiedades perdidas, más de 150,000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en busca de refugio. La economía local ha sufrido graves daños, con pérdidas significativas en el sector agrícola y en la infraestructura básica. Además, la tragedia ha dejado desamparados a más de 21 mil migrantes venezolanos, aumentando la carga sobre los recursos y las capacidades de ayuda.

Mano del hombre

Sin embargo, las inundaciones no son solo resultado del clima extremo. La deforestación descontrolada y la falta de prevención han exacerbado la magnitud del desastre. La pérdida de bosques ha alterado los ciclos de precipitación, dejando a las comunidades vulnerables a las inclemencias del tiempo.

En Rio Grande do Sul, la aprobación de políticas ambientales más laxas ha debilitado aún más las barreras naturales contra las inundaciones. La expansión urbana, especialmente en ciudades como Porto Alegre, ha eliminado las áreas boscosas que solían proteger a las poblaciones de los deslizamientos de tierra y las crecidas de los ríos.

Efectos de la inundación

Las consecuencias económicas son igualmente desoladoras. Se estima que la restauración de infraestructuras dañadas costará miles de millones de euros, sumando pérdidas en el sector agropecuario, pilar de la economía local. Ante esta tragedia, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha respondido con medidas significativas ante la crisis desencadenada por las devastadoras inundaciones en Brasil. Anunciando un paquete de ayuda económica de 50,000 millones de reales (equivalente a unos 9,000 millones de dolares), el gobierno brasileño busca brindar apoyo a familias, trabajadores y empresas afectadas por la tragedia.

Entre las medidas destacadas se incluye el adelanto del pago de ayudas sociales, destinado a proporcionar un alivio inmediato a aquellos que se encuentran en situación de vulnerabilidad debido a las inundaciones. Además, se han implementado facilidades para el acceso al crédito, con el objetivo de respaldar a las empresas afectadas y facilitar su recuperación en medio de la crisis.

Desastres similares han sacudido a países de todo el mundo, desde China hasta Indonesia, dejando un rastro de destrucción y pérdida de vidas. Según un informe de la Organización Meteorológica Mundial, los desastres naturales están en aumento, con las inundaciones como uno de los eventos más mortíferos.

Te puede interesar: Cambio climático: Un desafío para la salud del planeta

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.