La alimentación: base del desarrollo del lenguaje a temprana edad

Por pferreras | noviembre 11, 2021

La nutrición en los niños, hace referencia a todo lo que los más pequeños de la casa comen y beben. Al igual que los adultos, su cuerpo utiliza los nutrientes de los alimentos para funcionar correctamente y permanecer saludables. En las cantidades correctas, los nutrientes le dan energía a su hijo para que crezca, aprenda y esté activo.

Para conocer más sobre este tema y otras razones por las cuales los niños sufren retraso en el aprendizaje y en el habla, conversamos con la Dra. Yris Lara, la cual realizó sus estudios en la Universidad Autónoma de México y fue profesora por 10 años en la Universidad de las Américas.

Fue la fundadora de la carrera de terapia del Lenguaje y Educación Especial en la Universidad Autónoma de Morelos. En República Dominicana posee su propio centro de Terapia del lenguaje, donde recibe a niños y adultos con dificultades para hablar, expresarse y relacionarse.

En primer lugar, la Dra. resalta la importancia de que la detección inicial de un infante con retraso en el desarrollo sea dado por el pediatra y los maestros, quienes tienen a su cargo el cuidado de los más pequeños y que deben tener conocimiento sobre el tema ya que es un tiempo muy importante y que marcará la vida que va a llevar ese infante en el futuro.

Señala que el primer signo de comunicación del niño es al nacer. Si el bebé no grita al ser sacado del vientre de su madre, esa es la primera luz de alerta, pues de cero a siete años, es el periodo de mayor absorción en el aprendizaje y la etapa más importante del ser humano para desarrollar el lenguaje. Es necesario que los niños desarrollen la parte cognitiva y de socialización, porque es donde nace la parte emocional de la persona.

En cuanto a la nutrición, resalta que el 90% de los casos que recibe en su consultorio y que presentan problemas del lenguaje, de aprendizaje o que tienen déficit de atención es en parte por la mal nutrición. Esto quiere decir que consumen comida mala y de baja calidad.

Afirma que los productos que ingerimos en la actualidad no tienen el control que realmente necesitan, como en el caso de los pollos con gripe aviar gracias a la cantidad de hormonas que les ponen. Igualmente los productos transgénicos, que son alterados genéticamente como los ajíes, zanahorias y los excesos de azúcar en los dulces, los jugos y otras bebidas.

Todo esto altera el sistema inmunológico tanto de los niños como de los adultos, por esa razón hay infantes que producen mal olor debajo de las axilas, bello púbico y senos en temprana edad. Esto igualmente les crea alteraciones de hiperactividad, trastornos de la conducta y de aprendizaje, cáncer infantil, niños con bolsitas debajo de los ojos provocadas por las alergias y moquillo que termina llegando a los oídos y a las vías respiratorias.

La Dra. expresa que los niños deben tomar suficiente agua, defecar de tres a cuatro veces por día y tener una alimentación lo más orgánica y natural posible, ya que estos factores crean problemas del lenguaje y aprendizaje.

“Una vez que eliminamos todos esos factores, sin darles medicamentos, los niños comienzan a mejorar su lenguaje, se concentran mejor y hablan más”

El 10% restante de los problemas del lenguaje son por causados por lesiones cerebrales. “Cuando les llega poco oxigeno al cerebro, asfixia al nacer y madres que usan tóxicos durante el embarazo: azúcar, soda, drogas, cigarrillos, alcohol, fajas, productos enlatados (compotas) y el exceso de medicamentos que le dan a los niños luego de nacer”. (mh)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

Tags