Esto debes saber sobre la comida chatarra y sus efectos en el cerebro

Por revistamercado | febrero 22, 2022

El cerebro humano representa 2 por ciento de nuestro peso, pero necesita alrededor del 20 por ciento de la energía que consumimos. Como bien dice el dicho “somos lo que comemos”, nuestro cerebro dependerá de lo que comamos.

La adecuada alimentación es un tema que trasciende tanto en la salud física como en la salud emocional; el aporte de nutrientes a nuestro organismo requiere más que un esfuerzo estético. Consumir este tipo de comida de manera habitual puede resultar perjudicial para nuestra salud.

comida chatarra
La comida chatarra puede afectar directamente la cognición. Foto: 123RF

La comida chatarra puede afectar directamente la cognición. A largo plazo puede influir negativamente en nuestra capacidad de memorizar; causa fatiga y debilidad, ya que este tipo de comida no tiene vitaminas ni proteínas que aportar a nuestro cuerpo.

Los productos como: refrescos, refrigerios empacados, cereales con azúcar y nuggets de desayuno, contienen cantidades insignificantes de micronutrientes.

Los ataques de ira y la depresión están estrechamente relacionados con la alimentación. Según estudios, las personas que siguen una dieta mediterránea, centrada en el consumo de frutas, vegetales y pescado, y que evitan ingerir carne y lácteos tienen índices más bajos de ser depresivos y sufrir enfermedades, como por ejemplo: el Alzheimer, la diabetes, y las enfermedades del corazón.

Puedes leer: Descubre la alimentación ideal según tu tipo de sangre

Un foco negativo en los adolescentes

En los adolescentes, la comida basura afecta profundamente el cerebro, debido a que todavía están desarrollando su capacidad de tomar decisiones, los pocos nutrientes que les otorga este tipo de comida puede derivar en cambios negativos en la conducta y la salud emocional.

Es por eso que los estudios concluyen la importancia de crear hábitos saludables desde el principio para minimizar estos cambios.

La ingesta de azúcares puede que tenga un efecto calmante, pero solo a corto plazo, mientras que, a largo plazo provoca cambios en el nivel de azúcar en la sangre causando depresión y ansiedad.

Gail Woodward-Lopez del Instituto de Políticas de Nutrición NPI, encontró mediante una investigación que una mala alimentación, deficiente en nutrientes y con alto consumo de azúcares y grasas puede ser generador de depresión y ansiedad.

Si bien la ansiedad y la depresión pueden ser producto de diversos factores, el sobrepeso derivado de una mala alimentación, se relaciona directamente a lo que nuestro cerebro pueda crear tales como ̈pensamientos depresivos».

Te pude interesar: Una alimentación balanceada, forma eficaz para deshacerse de la migraña

Basémonos en una buena alimentación

Según expertos, existen cinco alimentos principales que debes consumir para tener una buena salud cerebral. Los alimentos incluidos en la dieta desarrollada por los investigadores del Rush University Medical Center en Chicago, destaca los vegetales de hojas verdes como una categoría especialmente importante.

El pescado, según estudio del 2016 publicado en la revista Neurology, puede proteger contra el deterioro cognitivo si es consumido incluso una vez por semana. Las bayas y las nueces aportan beneficios nutritivos a nuestro organismo.

comida chatarra
Existen cinco alimentos principales que debes consumir para tener una buena salud cerebral. Foto: 123RF

Las bayas contienen propiedades antioxidantes y antinflamatorias. Las nueces por su parte, contribuyen a una reducción en la resistencia a la insulina y niveles mejorados de grasas en la sangre.

Los granos de cacao se convierten en una fuente principal de flavonoides antioxidantes, que aportan beneficios a la salud cardíaca.

Investigaciones han descubierto que los flavonoides que se encuentran en el cacao pueden acumularse en el cerebro, especialmente en las regiones relacionadas con el aprendizaje y la memoria, esto evita el daño y protege la salud del cerebro a largo plazo.

Una persona puede disfrutar de sus comidas favoritas, aunque tengan un alto contenido de calorías, grasas o azúcares. La clave es equilibrarlas con los alimentos más saludables y a ello sumarle actividad física.

Por Celeste Pérez para MediHealth

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.