Nuevos casos de ‘síndrome de La Habana’, esta vez en Austria

Por mobyrne | julio 18, 2021

Por lo menos 24 casos del misterioso ‘síndrome de La Habana’ han aparecido en la embajada de Estados Unidos en Viena, desde que Joe Biden reemplazase a su predecesor Donald Trump en enero. Se trata de un nuevo episodio de un altisonante compendio de sospechas. Funcionarios del servicio exterior serían sometidos a radiaciones teledirigidas vía microondas. Es el primer evento masivo ocurrido fuera de Cuba. El Departamento de Estado de EE.UU. asegura tomarse los informes «muy en serio».

La enfermedad fue reportada por primera vez en el país tropical tras reabrirse la Embajada de la potencia norteamericana en La Habana, en 2015. Washington, que de inmediato reducía al mínimo sus servicios consulares en esa ciudad, habla de síntomas todavía inexplicables. Se trataría de «fenómenos sensoriales como ruido, presión auricular o calor focalizado. Seguidos por síntomas físicos como la aparición repentina de mareos, náuseas y dolor de cabeza o dolor de cuello».

Aún se desconocen las causas exactas de la reaparición del ‘síndrome de La Habana’. Al menos de manera colectiva en una delegación de primer nivel. Un portavoz de la CIA aseguraba que el director de la entidad, William Burns, se encuentra “comprometido personalmente con el personal afectado por estos incidentes de salud anormales, (así como) con su cuidado, el de sus familias, y con la determinación de sus causas». Se asegura que en privado Burns privilegia el término ‘ataques’ sobre la palabra ‘incidentes’.

La importancia de Viena en el mundo de la diplomacia

En la suntuosa metrópoli de Viena, ubicada en el centro de Europa, y en la que Estados Unidos tiene estacionados a por lo menos 158 diplomáticos, se toman decisiones concernientes a la política internacional desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. La urbe se encuentra a solo 40 km de la frontera con la exrepública soviética de Eslovaquia. Sus calles, teatros y jardines han sido escenografías de películas sobre los espías que allí operan.

Para Siegfried Beer, investigador de la Universidad de Graz y fundador del Centro Austríaco sobre Inteligencia, Propaganda y Seguridad, “(es un secreto a voces) que cualquiera puede espiar en Austria si no atenta contra los intereses internos del país”. Viena es sede de varias organizaciones de las Naciones Unidas, de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Se asegura que allí habitan agentes encubiertos iraníes, sirios y norcoreanos.

La influencia rusa en el contexto del nuevo caso de ‘Síndrome de La Habana’

Aunque la administración Biden aduce sin pruebas que Rusia intenta acceder a sus sistemas de cómputo y comunicaciones establecidos en el enclave alpino, admite que sus diplomáticos viven “muy a gusto en Viena”, por su inmejorable calidad de vida. Esta se manifesta en un transporte público bien estructurado, parques amplios y seguros, y amplias opciones de ocio. En la ciudad se estaría tratando de revivir el acuerdo nuclear de 2015 entre Washington y Teherán.

Moscú por su parte, se beneficia de la neutralidad austriaca. En 2018, emisarios de Trump habrían intentado sin éxito pedir a Viena que expulsase a diplomáticos rusos ante el intento de asesinato del agente disidente del Kremlin Sergei Skripal. Putin, que habla perfecto alemán, asistía además en ese mismo año a la boda veraniega de la entonces ministra de Relaciones Exteriores austriaca Karin Kneissl, con la que bailó y se tomó fotos. Estas últimas habrían dejado “atónito” al pacto transatlántico.

Antecedentes previos

En 2019, el Centro de Lesiones Cerebrales de la Universidad de Pensilvania realizaba tomografías a 40 empleados del Departamento de Estado evacuados de Cuba ante síntomas relacionados con el ‘síndrome de La Habana’, y debido a sus testimonios de haber sufrido persecución sistemática hasta las puertas de hoteles, casas y restaurantes de la bulliciosa municipalidad. Los investigadores no encontraron pruebas de “daños físicos”, pero sí señales de debilitamiento mental. Cuba procedió de inmediato a negar las acusaciones. (por Martín Obyrne)

 

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.