La receta para salvar al mundo

Por revistamercado | agosto 6, 2020

placeholder

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

JOSÉ ANDRÉS
CHEF/FILÁNTROPO

LAS MEDIDAS de distanciamiento físico cerraron los templos de la gastronomía de Washington, D.C, como también juntaron las puertas de grandes y pequeños restaurantes de todo el mundo. En ese momento, muchos artistas culinarios se cruzaron de brazos, mas José Andrés pensó en salvar al mundo. El chef español cerró sus restaurantes en el área de Washington y transformó algunos de ellos en cocinas comunitarias para afrontar la crisis por el avance del coronavirus en Estados Unidos. “Todos mis restaurantes en el área de DC están cerrados hasta nuevo aviso. Aquí en el Think Food Group, la seguridad de los empleados y los clientes es la principal prioridad. Algunos restaurantes se transformarán en cocinas comunitarias para ofrecer almuerzos para llevar a aquellos que necesitan una comida”, dijo el artista culinario en un tweet. El cocinero español, conocido por su labor social, aseguró que las citadas cocinas comunitarias se enmarcan en los esfuerzos que World Central Kitchen, la organización a través de la cual canaliza su ayuda humanitaria, realiza por todo Estados Unidos. La finalidad, dijo, es “ofrecer un plato de comida a la gente necesitada durante esta emergencia” creada por el covid-19. Cinco empresas dominicanas se unieron para traer al país las operacio[/vc_column_text][vc_column_text]nes de la organización sin fines de lucro World Central Kitchen (WCK), liderada por José Andrés. WCK llegó al país por las preocupaciones humanitarias de Renée Bonetti hija del vicepresidente ejecutivo de MercaSID; y Esther Abinader, hija del presidente electo Luis Abinader. Ellas habían visto la encomiable labor que realizó WCK durante el terremoto de Haití y ante la hambruna que causó el huracán María en Puerto Rico, así que vieron que la organización ya contaba con experiencia valiosa en el Caribe que podía aplicar para nuestra realidad. MercaSID, a través de su marca Crisol y la Fundación Caminantes por la Vida; la Fundación Propagas; InterEnergy Group, casa matriz del Consorcio Energético Punta Cana-Macao (CEPM); la Compañía de Electricidad de Bayahíbe (CEB); y la Compañía de Electricidad de San Pedro de Macorís (CESPM) comunicaron que tomaron la iniciativa dados los efectos del coronavirus sobre las posibilidades económicas de miles de dominicanos de escasos recursos. La dispersión del coronavirus en países como República Dominicana está precisamente creando situaciones económicas difíciles, explica José Andrés. “Por eso nos movilizamos para llevar un sustento nutritivo, que permita dar el primer paso para que las comunidades vulnerables puedan ponerse de pie y restablecerse”, dice.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]