La amenaza más clásica de los océanos aborda a las navieras

Por revistamercado | marzo 26, 2020

placeholder

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

LOS MARES MÁS PELIGROSOS DEL MUNDO NO SE CARACTERIZAN POR TORMENTAS O REMOLINOS, SINO POR UN MAL QUE CUESTA US$6,900 MILLONES POR AÑO A LAS EMPRESAS NAVIERAS: LA PIRATERÍA MARÍTIMA EN SU FORMA MÁS CONVENCIONAL.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]La piratería, o atacar barcos en alta mar con fines de sustraer sus recursos o secuestrar a su tripulación, es una práctica de crimen organizado tan antigua como la navegación misma, de la cual los historiadores encuentran rastros de hace 4,000 años.[/vc_column_text][vc_column_text]

Los océanos requieren de mayor vigilancia ahora que la acepción clásica de la piratería ha regresado.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]No obstante, fue en el período del mercantilismo, siglos 16 y 17, que estos atracos marítimos fueron determinantes en la acumulación de riqueza, puesto que las grandes naciones europeas dependían en gran medida del movimiento de comestibles, especias y metales preciosos entre el colonizado continente americano y las capitales europeas. El valor estratégico de la piratería fue lo que convirtió al Caribe en un enclave fundamental para esos años, una frontera imperial.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]Aunque el término moderno de la piratería se asocia mayormente al desconocimiento de la propiedad intelectual e industrial, su acepción convencional tuvo más sentido que nunca en los últimos cinco años. El International Maritime Bureau, un organismo multilateral ubicado en Londres, Reino Unido, calcula que a las empresas navieras a escala global les cuesta US$6,900 millones cada año los incidentes con piratas, en torno al pago de pólizas de seguros, a la compensación de mercancías, a la elección de rutas menos peligrosas pero menos convenientes, la reposición de personal que sale temporalmente por ser víctima de estos atracos y los pagos de rescate, tanto de naves como de tripulantes.

El artículo 101 de la Convención de las Naciones para las Leyes del Mar de 1982 define la piratería: es cualquier acto ilegal de violencia, detención o sustracción cometido con fines privados y de lucro por las tripulaciones de embarcaciones privadas, en contra de otras embarcaciones.

¿Cuál es la zona más peligrosa para los navieros? El Golfo de Guinea, en África, de manera más específica el litoral de Nigeria, donde ocurre el 10 % de los incidentes con piratas. De cada 200 casos de piratería marítima que se registran, 22 ocurren en estas costas. Sucede que esta línea oceánica africana cumple con algunas condiciones que le convierte en un mar fértil para infestarse de piratas al mejor estilo de Francis Drake o Barba Negra: bajos niveles de institucionalidad, armadas con nula capacidad de respuesta, una población altamente pobre cuyos jóvenes están dispuestos a tomar altos riesgos y regímenes de consecuencias inexistentes.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]De todos modos, los teóricos del derecho del mar reconocen que sobre esta plataforma, que compone el 70 % del planeta, ningún poder nacional, hasta ahora, ha podido ejercer el control absoluto. Dada la estrategia generalizada de los piratas de golpear, cobrar y correr, la gran mayoría de los robos tienen lugar dentro en la zona contigua de las naciones de origen de los vándalos.

Cuatro países latinoamericanos marcaron el año pasado como escenarios de piratería. Venezuela tuvo cinco casos, Haití tres, Perú dos, Ecuador un incidente. En la nación vecina ha habido casos de atraco a barcos pesqueros pertenecientes a otras islas del Caribe.

China, pese a su control férreo del litoral marino y sus aspiraciones para convertirse en la potencia marítima global con su proyecto denominado Collar de Perlas, es víctima de al menos dos casos de piratería al año. El Collar de Perlas es el espejo naviero de la Ruta de la Seda, se trata de la financiación de puertos en costas clave del mar Mediterráneo, África del Norte y otras latitudes.

Somalia, afamada por estas prácticas gracias a la película Capitán Phillips, protagonizada por Tom Hanks en 2013, solo fue el teatro de un incidente de piratería en el último año, según Internacional Maritime Bureau.

La piratería es cada vez más sofisticadas, según advierte la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD). “En años recientes la libertad de navegación está siendo explotada por grupos criminales.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]El crimen marítimo trasnacional es cada vez más sofisticado y está expandiéndose, tanto en términos de tamaño como del tipo de actividades”, aseguró el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas.

Aunque el foco internacional se ha centrado durante los últimos años en la situación frente a las costas de Somalia, el Consejo de Seguridad presta especial atención a las dificultades que se viven en el Golfo de Guinea, por iniciativa de Guinea Ecuatorial, nación que ha pedido ayuda. “En la ultima década, la piratería en el Golfo de Guinea representó un 30 % de los ataques en aguas africanas”, destacó el ministro de Exteriores de ese país, Simeón Oyono Esono Angue, el único diplomático que ha abierto a su nación a soluciones multilaterales a este problema.

Las armas de fuego y los objetos punzantes son las armas preferidas de estos criminales.

Los piratas, en su rasgo personal, dependen de actitudes violentas para tener éxito en sus iniciativas desafortunadas. Es como volver al mercantilismo. CG[/vc_column_text][vc_single_image image=»42556″ img_size=»large»][vc_single_image image=»42557″ img_size=»medium»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]