El Salvador, entre polémicas de Bukele y ganancias en criptomonedas

Por pferreras | diciembre 6, 2021

placeholder

El uso del bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador cumple dos meses, período marcado por las polémicas que arrastró desde un inicio, la baja aceptación entre el comercio informal y las “ganancias” dejadas al Gobierno por una racha alcista en el precio del criptoactivo.

El Salvador fue el primer país del mundo en adoptar al bitcoin y, a pesar los problemas financieros que posee para cubrir su propio presupuesto anual, destinó más de 200 millones de dólares para su implementación.

En estos dos meses además surgieron cientos de denuncias de suplantación de identidad en la billetera gubernamental, la Chivo Wallet, para cobrar un bono de 30 dólares, y se declaró secreta toda la información relacionada con las operaciones de compra de bitcoin con recursos públicos.

Quizás te pueda interesar: Business as unusual: remesas en bitcoin marca Bukele… Mind-Blowing!

Miles de salvadoreños han protestado contra el Gobierno de Nayib Bukele y la iniciativa, que se ha convertido en una de las principales apuestas económicas del Ejecutivo.

1. Utilización opcional y no obligatoria

Dadas las críticas sobre el uso obligatorio de Bitcoin, Bukele aseguró que el uso de esta moneda sería opcional y el gobierno no obligaría a los residentes a utilizarla. Para agregarle más confusión a la ecuación, el comentario del presidente salvadoreño se opone a lo que se establece en el Artículo 7 de la Ley de Bitcoin de aquel país, en la cual se estipula que debe ser aceptada por “todos los agentes económicos”.

2. Rechazo y problemas de operatividad

El economista y expresidente del Banco Central de Reserva (BCR) Óscar Cabrera afirma que la población rechaza el uso del bitcoin como moneda de curso legal e Indicó que la población de bajos ingresos descargó la billetera gubernamental “solo para utilizar los 30 dólares para comprar bienes y servicios” y “no para adentrarse al mundo del bitcoin, invertir y ver qué sucede porque sus condiciones económicas no lo permiten”.

Asimismo, se indica que durante estos dos meses se han visto graves problemas de operatividad en la billetera, lo que ha originado robo o suplantación de identidades: “Yo creo que muchos analistas preveíamos que la pobre alfabetización financiera de la población salvadoreña y la insuficiencia en los derechos del consumidor aumentaría los riesgos operativos y cibernéticos en los hogares y en las microempresas que usarán la Chivo Wallet y el tiempo nos ha dado la razón”.

3. Ventaja truncada y nuevas criptomonedas

Tras la adopción del bitcoin en el país centroamericano se multiplicaron los grupos en redes sociales que promovían su uso y la especulación mediante el scalping. La Chivo Wallet, a diferencia de otras billeteras electrónicas, mantenía congelado el precio durante un minuto y esto le permitía a los usuarios tener una ventaja para lograr ganancias mediante la compra y venta del bitcoin.

“Hacerlo con tasa congelada, comparándola con exchanges en tiempo real es un tipo de fraude”, publicó la empresa Chivo en Twitter tras eliminar la opción de mantener el precio congelado.

4. Las supuestas ganancias

Esta decisión generó diversas críticas entre sus usuarios, que comenzaron a valorar la opción de usar otras billeteras y también se han aventurado a comerciar con otras criptomonedas, principalmente shiba inu. Esta criptomoneda ha experimentado alzas pronunciadas de su precio, pero se encuentra entre las más volátiles.

El presidente Bukele anunció la construcción de un hospital veterinario con las “ganancias” obtenidas. De acuerdo con la Presidencia de El Salvador, el alza del valor de la criptomoneda generó una ganancia de 4 millones de dólares de lo invertido por el Gobierno en la compra de unos 1,120 bitcoines desde inicios de septiembre.

Un análisis de la académica revista Disruptiva indica que El Salvador habría invertido 59,72 millones de dólares en la compra de bitcoin y estas se habrían revalorizado, al menos hasta el 28 de octubre, en 9,23 millones. Para el economista Cabrera “si esto fuera así, las ganancias obtenidas son propiedad del Gobierno y no propiedad de las personas que están utilizando la billetera”.

Esto va en contra del espíritu de este mundo de los criptoactivos, donde el carácter descentralizado implica que la persona que tiene su billetera tiene la clave de sus bitcoines; esto genera más dudas y sobre todo parece ser que al interior de la billetera “se manejan fichas y no realmente bitcoines”.

5. La imagen de Bukele se desgasta

De acuerdo con una clasificación de la casa encuestadora Mitofsky, el presidente Bukele encabeza la lista de los mandatarios mejor evaluados de América con el 71% de aprobación hasta octubre. Sin embargo, este dato refleja una caída en su popularidad de 13 puntos porcentuales frente al dato de marzo, cuando la aprobación de Bukele era del 84%, sin que la empresa haya detallado las razones de esta caída.

Para el director de la organización Acción Ciudadana, Eduardo Escobar, la constante promoción del tema del bitcoin en las redes del presidente Bukele puede “ser una parte de una estrategia para desviar la atención pública de otros problemas que golpean a la ciudadanía y en esa medida tenerlos distraídos”.

A juicio de Escobar, se estaría tratando de “desviar la atención de los desaparecidos, el déficit fiscal y todo ese tipo de cosas que afectan su imagen (la de Bukele)”. (REVISTA MERCADO)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

Tags