El cafetal de Sao Paulo

Por pferreras | octubre 20, 2021

placeholder

El café ha dominado totalmente la escena social, económica, política y cultural de Brasil. El país sudamericano es el mayor productor de café del mundo. Actualmente, teniendo en cuenta las dos variedades, Arábica y Conilon-Robusta, este país produce aproximadamente 55 millones de sacos de café por temporada. Este volumen representa más de un tercio de la producción mundial anual de este grano.

Aparte de la importancia económica que tiene su producción, Brasil también es el segundo mayor consumidor de café del planeta, es por eso que se entiende la magnitud que recibe esta bebida en el país.

Una de las metrópolis responsables de ese liderazgo es Sao Paulo, la ciudad con la mayor cantidad de habitantes en América Latina (22,24 millones), la cual esconde, entre los edificios que acordonan el área, el mayor cafetal urbano del mundo. Una plantación de 10,000 metros cuadrados que evoca los orígenes de la mayor metrópoli de Brasil.

Situado en el corazón de la capital paulista y a escasos metros del famoso parque Ibirapuera, 2, 000 árboles de café irrumpen como un oasis verde en medio de la ciudad ante el desconocimiento de la mayoría de sus habitantes.

Esta plantación es responsable por la producción anual de 600 kilos de café de tipo arábigo, principalmente catuí y “mundo novo”

El cafetal, tiene más de 70 años de existencia y es, actualmente, uno de los pocos vestigios que quedan de la época dorada en la capital paulista, que surgió a principios del siglo XX durante el auge del sector cafetero en el estado de São Paulo, el más rico de Brasil, donde los «barones del café», como se conocía a los ricos cafetaleros de la época, instalaron sus lujosas mansiones, algunas a una docena de kilómetros de distancia de las haciendas del interior.

El café fue durante décadas sinónimo de progreso y riqueza en São Paulo. Pues, su cultivo fue el gran responsable de la modernización, urbanización y desarrollo de lo que es hoy el estado más rico y poblado de Brasil.

Sin embargo, no es la única ciudad que ha sacado provecho de la riqueza que este grano ofrece a la economía interna. Brasil se divide en cinco grandes regiones: el norte, el nordeste, el centro-oeste, el sur y el sudeste. La zona comprendida básicamente por los estados de la región sudeste, es donde se produce más café.

Este sector genera de forma directa e indirecta cerca de 8,4 millones de empleos en el país. La superficie total cultivada se estima en algo más de 2,1 millones de hectáreas, divididas en cerca de 300,000 fincas, 2/3 de las cuales a manos de pequeños productores.

El clima moderado, la localización de las plantaciones y la calidad del suelo, permiten producir en Brasil, tando café Arábica como Robusta, aquí conocido como Conilon.

El estado de Minas Gerais representa más del 50% de la producción nacional, alcanzando aproximadamente 30 millones de sacos que se producen, En ellas, se cultivan básicamente, variedades de café Arábica, igual que en Sao Paulo, Río de Janeiro, Bahía, Ceará y Paraná.

El Conilon, por su parte es normalmente cultivado en estados con menor tradición cafetelera como lo es Espíritú Santo, donde se concentra buena parte de la producción de cafés robustas. En esta zona se llegan a cosechar cerca de 15 millones de sacos de distintas variedades. Si este Estado fuera un país, sería el segundo mayor productor de café Robusta del mundo.

Récord de exportaciones

Brasil exportó un volumen récord de café durante la cosecha 2020/2021, que finalizó en junio, con la venta de 45,6 millones de sacos (de 60 kilos), un 13,3 % más que lo vendido en la temporada anterior.

Según el Consejo de Exportadores de Café de Brasil (Cecafé), gracias a la mejor cosecha en la historia del gigante suramericano, los exportadores consiguieron una facturación de 5.842 millones de dólares entre julio de 2020 y junio de 2021, un aumento del 13,4 % en relación con la temporada 2019/2020 y el mejor resultado de los últimos cinco años.

Asimismo, también batió récord de exportaciones del grano en el primer semestre de 2021, con 20,8 millones de sacos de café vendidos al exterior, lo que representó ingresos por 2,794 millones de dólares, un alza de 4,5% en el volumen embarcado y de 7% en la facturación, frente a los resultados del mismo período de 2020.

El promedio mensual de embarques en lo que va de este año se ubicó en los 3,5 millones de sacos del grano, lo que equivale a ingresos por unos 466 millones de dólares al mes. Entre julio del año pasado y finales de junio de este año, Brasil exportó café a 115 países y Estados Unidos continuó como el principal comprador del grano brasileño.

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.