Emporios de Lujo, las mujeres detrás de las grandes marcas en RD

Por Karime Rivas | abril 5, 2023

Ellas han sabido traducir el lenguaje del lujo, resignificando lo que para muchos es solo una inversión, en algo que se asemeja más a un estilo de vida. Cada una se ha empoderado de sus franquicias, para fortalecer la señal de rentabilidad y estabilidad del país.

Salma Matos, Hugo Boss

Como dueña de franquicia Hugo Boss en la República Dominicana, Salma apuesta a ser diferente cada día. Para ella el centro de su gestión consiste en poder brindar un servicio personalizado, donde la experiencia del cliente sea lo más importante de su visita. El mayor reto que ha asumido en su gestión, es el desarrollo de la innovación con una marca internacional cuyos estándares están establecidos. “Me llena de orgullo ser representante de una marca y llevar tendencias, poder estar presente en los diferentes momentos de nuestros clientes, de nuestros amigos y de la gran Familia Boss de República Dominicana”, dijo Matos.

María Bonilla, Salvatore Ferragamo

Como apasionada del mundo de la moda, María Consuelo Bonilla ha tomado el control de la franquicia en conjunto a su madre Patricia Lama. «Traemos ese Ferragamo que cumple con las necesidades de una mujer que constantemente está en cambio, que cumple diferentes roles. Y estas piezas, en definitiva, son perfectas para esa mujer y son diseñadas con ese estereotipo con el que me defino”, dice María Consuelo Bonilla. Con estudios en Fashion Marketing and Merchandising en Polimoda de la Escuela de Moda en Florencia.

Magui Infante, Carolina Herrera

Magui identificó una oportunidad en la sofisticación que caracteriza a la mujer dominicana. Con más de 12 años de presencia de marca en el país, el crecimiento ha sido continuo. Además de ser reconocida en la última edición de nuestra revista The Best of DR 2022, Magui ha conseguido el reconocimiento para la marca de todos sus clientes. Así, ha logrado forjar el local más grande del Caribe con el último modelo de tienda, que se asemeja al de una casa con chimenea incluida.

Por: Karime Rivas.