Austeridad y optimismo: Diez consejos de Carlos Slim para el éxito empresarial

Por | julio 8, 2024

Carlos Slim, el magnate mexicano y figura prominente en el mundo de los negocios, es reconocido como la persona más rica de México y Latinoamérica con una fortuna estimada en USD 102 mil millones. Slim, propietario de gigantes como Grupo Carso y América Móvil, incluso llegó a ser el hombre más rico del mundo entre 2010 y 2013, superando a titanes como Bill Gates.

Con una mente matemática brillante, Slim impartía clases de Álgebra y Programación Lineal mientras estudiaba Ingeniería Civil en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Su éxito no es casualidad; detrás de su imperio hay principios sólidos que guían sus empresas hacia la prosperidad.

En el sitio oficial de Carlos Slim, se destacan los 10 principios de Grupo Carso, diseñados por el propio Slim. Estos principios no solo han sido fundamentales para sus negocios, sino que también han sido transmitidos a sus familiares y colaboradores. Aquí te presentamos estos valiosos consejos:

  • Estructuras simples y decisiones rápidas: Mantener organizaciones con mínimos niveles jerárquicos y fomentar el desarrollo humano y la formación interna. La flexibilidad y rapidez en las decisiones son clave, operando con la agilidad de una empresa pequeña.
  • Austeridad en tiempos de abundancia: Practicar la austeridad incluso en épocas de bonanza fortalece y capitaliza la empresa, evitando ajustes drásticos en tiempos de crisis.
  • Modernización y mejora continua: Estar siempre activos en la modernización, crecimiento, capacitación y mejora de procesos. Incrementar la productividad y competitividad, reduciendo gastos y costos con las más altas referencias mundiales.

 

Te puede interesar: Estos son los millonarios de Latinoamérica 2024

 

  • Visión más allá del propietario: La empresa no debe limitarse a la medida del propietario. Invertir mínimamente en activos no productivos y no sentirse grandes en pequeños corralitos.
  • Trabajo en equipo y claridad de objetivos: No hay reto inalcanzable trabajando unidos con claridad de objetivos y conocimiento de los instrumentos.
  • Reinversión de utilidades: El dinero que sale de la empresa se evapora. Por eso, reinvertir las utilidades es fundamental.
  • Creatividad empresarial: Aplicar la creatividad no solo en los negocios, sino también en la solución de problemas sociales, como lo hacen a través de las Fundaciones del Grupo.
  • Optimismo firme y paciente: El optimismo constante y paciente siempre rinde frutos.
  • Aprovechar todos los tiempos: Todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con qué hacerlo.
  • Conciencia de la temporalidad: Recordar siempre que nos vamos sin nada; solo podemos hacer las cosas en vida. El empresario es un creador de riqueza que administra temporalmente.

 

Estos principios, algunos heredados de su padre, Julián Slim Haddad, quien inculcó en él el interés por el comercio desde joven, han sido la base del éxito de Carlos Slim y sus empresas.

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.