Inflación, un fuerte adversario para el crecimiento de AL y el Caribe en 2022

Por Gabriel Rico Albarrán | enero 12, 2022

La inflación se perfila para convertirse en el principal adversario para el crecimiento económico de América Latina y el Caribe.

De acuerdo con el Banco Mundial, en su informe Perspectivas económicas mundiales, se prevé que el crecimiento regional disminuirá hasta ubicarse en el 2,6% en 2022 y el 2,7% en 2023, a medida que se endurezca la política fiscal y monetaria, la demora en las mejoras en las condiciones del mercado laboral continúen y las condiciones externas se vuelvan menos favorables.

El crecimiento de la región de América Latina y el Caribe se recuperó hasta ubicarse en un estimado del 6,7 % en 2021

La inflación se ha incrementado en toda la región de América Latina y el Caribe, y en la mayoría de los casos ha superado las metas establecidas por los bancos centrales.

Este aumento se atribuye a la consolidación de la demanda asociada con la reapertura económica, al incremento de los precios de los alimentos y la energía, interrupciones en la producción de electricidad relacionadas con el clima y en algunos países, a la depreciación de la moneda y fuertes incrementos en la masa monetaria.

Te recomendamos: Banco Mundial pronostica una desaceleración en la economía mundial hasta el 2023

Perspectivas de crecimiento

Se prevé que el crecimiento regional disminuirá hasta ubicarse en el 2,6 % en 2022 y el 2,7 % en 2023, a medida que se endurezca la política fiscal y monetaria, la demora en las mejoras en las condiciones del mercado laboral continúen y las condiciones externas se vuelvan menos favorables.

El proceso de recuperación hacia los niveles del producto interno bruto (PIB) anteriores a la pandemia será desigual en la región y prolongado en algunos países.

Las proyecciones elaboradas hasta fin de 2023 implican que, si se ponderan las cifras en función del PIB, la región de América Latina y el Caribe perderá terreno en el ingreso per cápita no solo en relación con las economías avanzadas, sino también con las de Asia oriental y el Pacífico y las de Europa y Asia central.

Para el caso de la República Dominicana, el Banco Mundial proyecta que la economía crecerá 5.0%; este pronóstico también se mantiene para el 2023.

Los riesgos

Estas perspectivas están expuestas a diversos riesgos de deterioro, entre los que se incluyen un aumento abrupto en la cantidad de casos de Covid-19, tensiones en el financiamiento y estrés relacionado con la deuda, y disrupciones provocadas por acontecimientos meteorológicos extremos y desastres naturales.

La durabilidad de la recuperación económica en América Latina y el Caribe, como en otros lugares, depende de que se controle la pandemia.

Un deterioro repentino de la actitud de los inversores, especialmente en un entorno de alta inflación y cuantiosa deuda pública, podría generar dificultades para afrontar el servicio de la deuda y episodios de salidas de capitales.

Las perturbaciones económicas relacionadas con eventos meteorológicos extremos, en parte vinculados al cambio climático, y otros desastres naturales representan un riesgo significativo no solo para las perspectivas de crecimiento regional, sino también para la integridad y los medios de subsistencia de las personas que viven en la región.

Lee: RD, ‘rising star of’ en el crecimiento económico de América Latina

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.