‘Greenflation’, la peligrosa paradoja que amenaza las energías verdes

Por revistamercado | junio 15, 2022

La transición ecológica es una necesidad. La generación actual y las que están por venir tienen el reto común de afrontar el cambio climático con convicción y compromiso. Las energías verdes están llamadas a ser clave en ese proceso conjunto. Un camino exigente, que requiere adaptaciones y compromisos y que también esconde sus amenazas. Entre ellas, la conocida como ‘greenflation’.

¿Qué es la ‘greenflation’?

una transicion a las energias verdes demasiado acelerada terminaria en una inflacion excesiva

Se trata de una paradoja. El cambio climático no es el único factor que empuja hacia la apuesta por las energías verdes; también lo hace la guerra en Ucrania, que pone el foco en la necesidad de buscar energías alternativas al gas ruso.

Las fuentes tradicionales han visto cómo sus precios se han disparado en lo que va de año. Es el caso del carbón (+69.3%), el petróleo (+29.1%) o el citado gas natural (+54.6% en EEUU y +26.6% en Europa).

El precio de la energía tradicional sube, por lo que se apuesta por una energía alternativa…, que también se encarece. La inflación verde se basa en un aumento de la demanda unido a un incremento del precio de algunos elementos clave en su producción. Es el caso del estaño, el aluminio, el níquel o el cobalto.

Consulta: Materias primas disparadas por la guerra: el aumento de precios, en cifras

¿Qué impulsaría la ‘greenflation’?

Conseguir que la ‘greenflation’ no se convierta en un problema serio implica afinar con el ritmo de la transición a las energías verdes. Es posible que las economías debieran haber avanzado más terreno en los últimos años. Sin embargo, llegados a este punto y en este contexto internacional, lanzarse a las renovables demasiado rápido, sin que esté lista una infraestructura que ofrezca los materiales y recursos necesarios, podría disparar los precios por encima de lo asumible.

Si, por fijar un ejemplo, se empieza a requerir mayor cantidad de aluminio de la que se puede producir, su precio se disparará. Esto afectará al de la energía, la cadena de suministros, los transportes y los productos finales.

¿Cuál es el gran peligro?

la energia solar es una de las fuentes principales de renovables

Los gobiernos y bancos centrales llevan meses tratando de frenar la inflación que vive el mercado internacional como consecuencia del final de la pandemia, y su consecuente aumento de la demanda, y de la guerra en Ucrania. La medida utilizada por prácticamente todos ellos es la subida de tipos de interés, con un éxito no muy claro todavía.

Un nuevo aumento descontrolado de la inflación por otra vía pondría contra las cuerdas lo hecho hasta ahora, además de afectar directamente al poder adquisitivo de los hogares. Las subidas de tipos podrían ser aún mayores, alcanzando cifras históricas. Los préstamos se encarecerían, afectando al emprendimiento, la inversión o el consumo doméstico, lo que podría empujar en el peor de los casos, a una recesión. Todo, con el fantasma de la estanflación acechando. (Redacción Revista Mercado)

También te interesa: El cisne verde: la nueva amenaza que vuela sobre la economía mundial

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.