Keir Starmer: De abogado a nuevo Primer Ministro Británico

Por | julio 5, 2024

Keir Starmer, un abogado de derechos humanos convertido en líder político, se ha erigido como el nuevo primer ministro de Gran Bretaña, marcando un cambio significativo en la política del país.

A sus 61 años, Starmer, líder del Partido Laborista del Reino Unido, ha sido una figura prominente tanto en el ámbito legal como en el político.

Su trayectoria combina un compromiso con los derechos humanos y una firmeza en la aplicación de la ley, cualidades que han definido su carrera y han moldeado su liderazgo.

Una trayectoria singular

Starmer comenzó su carrera como abogado de derechos humanos, dedicando cerca de 20 años a casos significativos en defensa de la justicia y la equidad.

Uno de sus roles más destacados fue como asesor de la policía en Irlanda del Norte después del Acuerdo de Paz de Viernes Santo en 1998. Sin embargo, en un giro notable, pasó de defender a los acusados a procesarlos, convirtiéndose en Director de la Fiscalía Pública de Inglaterra y Gales durante cinco años.

Este cambio fue controvertido, especialmente entre sus colegas de derechos humanos, pero demostró su capacidad para adaptarse y tomar decisiones difíciles.

Durante los disturbios en Londres en 2011, Starmer implementó reglas para acelerar los procesamientos, argumentando que los juicios rápidos eran más efectivos como disuasión que las largas penas de prisión.

Este enfoque pragmático y autoritario frente al crimen lo consolidó como una figura clave en el ámbito de la justicia penal, lo que eventualmente le valió el título de caballero en 2014 por su contribución a la justicia.

Ascenso político y victoria electoral

Después de las derrotas electorales del Partido Laborista bajo Jeremy Corbyn en 2017 y 2019, Starmer fue elegido para liderar los esfuerzos de reconstrucción del partido.

Su liderazgo coincidió con un período turbulento para el Reino Unido, que incluyó la pandemia de COVID-19, la salida de la UE, y las secuelas económicas de la invasión rusa de Ucrania y el breve pero tumultuoso mandato de 49 días de Liz Truss como primera ministra en 2022.

Al igual que Tony Blair, que reformó el partido como “Nuevo Laborismo” en los años 1990, Starmer llevó al Partido Laborista a una victoria aplastante sobre el Partido Conservador de Rishi Sunak en las elecciones del jueves 4 de julio, al arrastrar al partido hacia un punto medio político.

Esta victoria lo convirtió en el primer líder del partido de centroizquierda en ganar una elección nacional en el Reino Unido desde Blair, que ganó tres consecutivas a partir de 1997.

De caballero a Primer Ministro

En 2015, Starmer fue elegido miembro del Parlamento representando a Holborn y St. Pancras en el norte de Londres.

Su ascenso en la política fue rápido, y en 2020 se convirtió en líder del Partido Laborista y llevó al partido hacia el centro, alejándose del liderazgo izquierdista de Corbyn, lo que le permitió ganar un apoyo más amplio.

Su liderazgo fue ratificado con una victoria aplastante en las elecciones parlamentarias, convirtiéndose en el primer líder laborista en ganar una elección general desde Tony Blair en 2005. 

Starmer ha prometido restaurar la competencia del gobierno, nacionalizar algunos ferrocarriles y empresas de servicios públicos, aumentar el salario mínimo, gravar la matrícula de las escuelas privadas, mejorar el sistema de salud pública y ofrecer desayuno gratuito en las escuelas primarias públicas.

Sir Keir se ha convertido en la quinta persona en la historia británica en llevar al Partido Laborista de la oposición al poder.

El futuro de Gran Bretaña

La elección de Keir Starmer como primer ministro coloca a Gran Bretaña en una trayectoria opuesta a la de Europa, donde hay preocupaciones por el ascenso de la extrema derecha. En un momento en que el continente enfrenta desafíos significativos, Starmer promete un enfoque basado en la justicia, la equidad y la competencia gubernamental.

Su liderazgo marca el fin de 14 años de gobierno del Partido Conservador, un período tumultuoso que incluyó el Brexit, la administración de Boris Johnson y la inestabilidad económica bajo Liz Truss. Starmer se beneficia de los errores percibidos del partido gobernante y promete un cambio significativo en la dirección del país.

Te puede interesar: Millonarios huyen del Reino Unido en masa


Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.